miércoles, 17 de junio de 2009

Cuando Recibimos a Cristo, El nos da Vida Eterna
Jesús dijo: "En verdad les digo: El que pone atención a lo que yo digo, y cree en el que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, pues ha pasado ya de la muerte a la vida" (Juan 5:24).
¿Recibio Ud., por Fe a Cristo en Oración? Si así lo hizo, ¿dónde está usted ahora, conforme a la promesa del Señor? (En la vida eterna). ¿En qué basa usted su confianza? (En la promesa de Dios en la Biblia). ¿Le engañaría Dios? ¿Puede Dios mentirle? Por supuesto que no. "Este testimonio es que Dios nos ha dado vida eterna, y que esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo de Dios, tiene también esta vida. . . Les escribo esto a ustedes que creen en el Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna"(1 Juan 5:11-13). Agradezca a Dios porque ahora usted tiene vida eterna
¿Qué Ocurrió Cuando Usted Recibio a Cristo?
En el momento en que usted recibio a Cristo por fe, grandes cosas le ocurrieron:
Usted pasó de muerte a vida. Juan 5:24
Sus pecados fueron perdonados. Colosenses 1:14.
Usted fue hecho un hijo de Dios. Juan 1:12.
Usted está libre de temor. Juan 8:36.
Usted es una nueva criatura en Cristo. 2 Corintios 5:17. ¿Puede usted imaginar algo más glorioso que le haya sucedido? Dé gracias a Dios ahora por lo que El ha hecho en usted por medio de Cristo.
¿Qué Hacer Ahora que Ud. Cree en Cristo Como su Salvador?
Lea la Biblia todos los días."No solo de pan vivirá el hombre, sino también de toda palabra que salga de los labios de Dios" (Mateo 4:4).
Ore a Dios siempre. "Oren en todo momento. Den gracias a Dios en todo, porque esto es lo que él quiere de ustedes como creyentes en Cristo Jesús" (1 Tesalonicenses 5:17,18). Orar es conversar con Dios.
Confiese a Dios cada pecado. "Si confesamos nuestros pecados, podemos confiar en que Dios hará lo que es justo: nos perdonará nuestros pecados y nos limpiará de toda maldad" (1 Juan 1:9).
Cuente a otros su experiencia. Jesús dijo: "Vuelve a tu casa y cuenta todo lo que Dios ha hecho por ti" (Lucas 8:39).
Congréguese con otros creyentes. "No dejemos de asistir a nuestras reuniones, . . . sino démonos ánimos unos a otros" (Hebreos 10:25).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada